+34 630892934 nasarre@nasarre.com

Desde hace mucho tiempo la Psicología del Trabajo y de las Organizaciones (PT+O) ha sido tradicionalmente la rama de la Psicología que estudia el comportamiento de las personas en el ámbito laboral. También se le ha llamado de muchas formas: psicología industrial, psicología de empresa, psicología de recursos humanos, etc. En el ámbito europeo, la primera acepción es la más utilizada (PT+O).

Y dentro de esta área se desarrolló la psicosociología y ergonomía aplicada, una de las 4 especialidades preventivas que recoge la legislación española. En ella, la psicología tiene un papel muy importante, junto con otras disciplinas como la ergonomía, sociología, ingeniería, etc. El viejo debate de que se tenía que haber creado una disciplina más y que no fueran juntas la psicosociología y la ergonomía parece estar ya olvidado por los legisladores. Ello ocasionó que entraran numerosos profesionales no psicólogos a, por ejemplo, evaluar factores psicosociales. De ahí se pasó a que constructos clave de la ciencia psicológica, como el mobbing, ansiedad laboral, clima laboral, etc fueran poco a poco desarrollados por técnicos de prevención en muchas ocasiones no provenientes de la psicología y con escasa formación en esta ciencia. Es más, la típica evaluación de factores psicosociales que venían realizando los psicólogos organizacionales desde hacía mucho tiempo, antes de que apareciera la legislación mencionada, de repente, no pudieron seguir haciéndola ya que necesariamente se tenía que realizar por los Servicios de Prevención Ajenos.

Y ese es el panorama actual de esta disciplina.

Ahora bien, en los últimos tiempos ha aparecido un área de la psicología también dentro (y fuera) de la empresa que es la PSICOLOGIA GENERAL SANITARIA. Y en este caso, si que es necesario ser PSICOLOGO GENERAL SANITARIO (PGS) y no otra profesión para desarrollarla. Y queremos remarcar que no es suficiente con ser psicólogo. Se debe ser lo indicado antes: PSICOLOGO GENERAL SANITARIO. Eso es, el profesional debe tener un número de registro sanitario que le permita ejercer esta actividad. Para su consecución, en este momento, es necesario haber realizado un Máster HABILITANTE Oficial de Postgrado en PGS, en una Universidad que pueda impartir dicha docencia a través del correspondiente permiso de ANECA (90 créditos). Esta titulación provee de las competencias legales necesarias para poder realizar investigación, evaluación e intervención psicológica. De esta forma, cualquier paciente o cliente sabe que legalmente le pueden ofertar estos servicios. Es verdad que hay psicólogos y otras personas que se ofrecen como psicoterapeutas. Esto no deja de ser, en nuestra opinión, un engaño.

Para ver las funciones y competencias del PGS recomendamos leer la siguiente legislación:

Pinchar hipervínculo

Y la pregunta final. ¿Cómo se relacionan entonces los PGS con la empresa?. Pues como un servicio más. Como un beneficio social que se puede ofrecer a los trabajadores. Un servicio asistencia, para trabajadores, que puedan tener problemas psicológicos, originados por su entorno laboral o no. Esto beneficiará a los trabajadores y a la organización, rebajando las duraciones de bajas por enfermedad, mejorando las condiciones personales de los empleados, etc. Pero volviendo a insistir, si cualquier organización desea establecer un convenio con alguna clínica o psicólogo, lo primero que debe hacer es solicitar el número de registro sanitario.

Share This